El flúor es tóxico y cancerígeno