Prologo:

 

Afortunadamente los condicionamientos pre-establecidos por nuestra civilización ya no representan las pautas a seguir para algunos seres humanos – cada vez hay más – que cultivan en su propio jardín interior una realidad más amorosa, consciente y solidaria, exhalando armonía y un compromiso de cooperación también en su entorno.

 

Personalmente estoy cada vez más convencido, gracias al mensaje de los pioneros de la  humanidad comprometida, así como de todas aquellas personas que des-interesadamente han y  siguen aportando a esta sociedad (al igual que muchos de ustedes) su propia presencia activa, que la solución al actual problema de la incompatibilidad del insostenible modelo de vida humano en la Tierra, consiste en replantear, reedificar casi por completo los cimientos del actual sistema social, político, económico, educativo etc.

 

La cuestión es cómo llegar a poner de acuerdo a una buena parte de humanidad sobre los primeros pasos prioritarios que hay que dar rápidamente, algo prácticamente imposible tal y como están las cosas… Francamente creo que la política, tal y como veo la situación, es la herramienta perfecta para nunca llegar a nada. La mayor dificultad consiste en unirnos con el fin de mejorar la verdadera calidad de nuestras vidas, de las personas y del Planeta, iniciando por nuestro entorno más inmediato.

 

Ahora bien, el Maestro de Amor y de sabiduría Isha Babaji, en su Texto S.O.S. TIERRA nos ha dejado claro cuál es la “Formula Salva Planeta”, si es que estamos preparados para “entender” su Mensaje.

 

Personalmente estoy convencido que el Proyecto Municipio Saludable es lo primero que hay que hacer, lo realmente posible en este preciso momento, a través de una participación ciudadana motivada únicamente por el “amor en acción”…. sin perder de vista el objetivo real, un planeta realmente sostenible gracias a la integración de “ciencia y consciencia”…. lo que muchos llaman utopía, para entendernos….

 

A continuación comparto un artículo sobre el muy discutible concepto-realidad-Tiempo en el que vivimos y que afecta todo los asuntos humanos, y aquello que se propone para facilitarnos encontrar una Solución a nuestras divisiones, a la incompatibilidad cada vez más evidente entre el Planeta y nuestra “Humanidad globalizada”.

 

Texto:

Desde hace varias décadas se ha puesto en marcha en muchos países una campaña para el Nuevo Tiempo, promovida gracias a una exhaustiva investigación y un compromiso desinteresado por parte de su promotor, el Profesor José Argüelles (de antropología y filosofía) apoyado por su ex mujer Lloydine, y posteriormente por muchas más personas; se trata del Camino de Paz para el cambio a una cuenta de Tiempo o “medida del Tiempo natural”, armónica, como año solar, de 13 meses de 28 días (13×28=364 + 1 día), en lugar del actual “calendario” – del griego “calendas”, libro de las cuenta- de 12 meses irregulares.

La premisa y cuestión planteada por José Argüelles, resultado de 50 años o más de trabajo, es muy sencilla: es un hecho que los asuntos humanos en nuestro Hogar, el planeta Tierra, han tenido una evolución conocida como “la Historia”, (que no vamos a analizar en este contexto) que se ha desarrollado mediante un computo del Tiempo “artificial”; nos quedamos con los resultados a los que tenemos que hacer frente para nuestra propia subsistencia como Humanidad, y para evitar una catástrofe biológica a nivel planetario.

En base a esta propuesta alternativa al actual sistema calendarico, con el fin de restablecer cierto orden (13 meses de 28 días + 1, como año solar), consideramos el Tiempo como una frecuencia cíclica, donde a través de su orden sincrónico se manifiesta la experiencia. Tiempo es una frecuencia, pues dicho orden sincrónico será la experiencia del Tiempo; para ser concisos, el Tiempo es una constante universal, que puede expresarse con la proporción matemática 13:20 (Matriz del modulo armónico o telar Maya). En el cuerpo humano hay trece articulaciones principales y veinte dedos de manos y pies, lo que nos permite movernos en, y a través del tiempo.

 

 

La luna se desplaza alrededor de la tierra, cumpliendo 13 rotaciones a lo largo de un año solar; en este sentido el número 13 representa el principio femenino del universo, resumido en 7 Leyes Fundamentales de la Naturaleza, que sintetizo al final de este texto.

¿Qué resultado ha tenido el hecho de que la Humanidad, a lo largo de la Historia, haya vivido y se haya desarrollado bajo un concepto de “dimensión del Tiempo” artificial, anti natural y desafinado, con respecto a los ciclos orgánicos y biológicos de la naturaleza?

En los sitos web www.13lunas.net y www.lawoftime.org pueden encontrar un listado del material editado por la Fundación para la Ley del Tiempo en respuestas a estas preguntas, que nos abren una perspectiva que ha sido cuidadosamente estudiada; Gracias al re-descubrimiento, divulgación y publicación de este trabajo realizado por el Dr. Argüelles (Valúm Votán en Maya), que actualmente está disponible en su versión integral a través de la “Fundación para la Ley del Tiempo”, encabezada por Stephanie South que es su Presidenta, tras trascurrir años en contacto directo con el Dr. Argüelles e integrar dicho conocimiento, antes de que él falleciera. Un factor esencial, en la descripción y definición de la condición humana en la que nos encontramos, debe de ser presentado de manera adecuada.

No obstante, en el presente texto trato de resumir el meollo del asunto para facilitar su entendimiento, desde mi propio entendimiento del mismo, recopilando partes del extenso material editado por el Dr. Argüelles.

 

Vamos a considerar el hecho de que seguimos utilizando un sistema calendarico, a nivel mundial, de 12 meses irregulares que empieza cada año el día 1 de enero, llamado calendario Gregoriano, desde su última reforma que remonta al año 1583 d.C. por parte de Papa Gregorio XIII.

  • 7 meses de 31 días, 4 meses de 30 días, y uno de 28 que cada 4 años tiene 29.

El caso es que no hay ninguna lógica capaz de explicar por qué razón, a estas alturas del desarrollo humano, necesitamos funcionar con dicho computo artificial, tan inadecuado y caótico, para medir el tiempo; antes de su última reforma, los romanos le llamaban calendario Juliano, que por lo visto heredaron de los Griegos, de allí el nombre “calendario”, que por lo visto en su origen procedía de los Egipcios, el Draconiano, y era de 10 meses…

  • Por otra parte tenemos el reloj que mide el tiempo mecánicamente: doce horas de sesenta minutos, minutos de sesenta segundos.

La frecuencia 12-60 con la que nos regimos, no es el mismo “Tiempo” que rige y regula todo lo que conocemos como ciclos biológicos de planeta, luna, sol, galaxia etc., en absoluto. Uno de los mensajes subliminales de dicha frecuencia bajo la que vivimos, consciente o inconscientemente, es: “el tiempo es oro, tiempo es dinero”. Observemos el estado actual de los fenómenos que caracterizan nuestra vida en la Tierra, los asuntos humanos, económicos, sociales, bélicos, religiosos y políticos, el desequilibrio medio ambiental, etc.

Nota: el investigador y químico Rodrigo Romo, en una de sus conferencias “Origen y Evolución de la Raza”, dijo que esta frecuencia artificial 12-60 implica que cada 60 segundos el cerebro humano reciba 12 mensaje subliminales, algo así…

Desde la perspectiva del resultado de la investigación realizada por el Dr. Argüelles (Valúm Votán), que llevo conociendo, estudiando y experimentando desde hace 19 años, el Tiempo, caracterizado por la Energía, da como resultado el Arte, según la ecuación; T(E)=Arte

 

 

En los comienzos de la historia de Babilonia, Sumeria y Oriente Medio, se sacrificó el conocimiento de la órbita solar que nuestro sol recorre alrededor de la estrella o sol central de la galaxia (de aprox. 26.000 años terrestres) y de las 13 rotaciones que la luna cumple alrededor de la tierra a lo largo de cada año solar, en pos de un enfoque donde se consideraba llanamente que el universo era circular, dispuesto en diferentes estratos, que la tierra era llana, además el centro sobre el cual todo el sistema solar rotaba. Un sextante recorría la cúpula sobre la tierra, mientras por debajo de ella el resto de la cúpula estelar se correspondía con otros seis sectores, de allí la división del año en 12 meses, que todavía es la base del actual calendario gregoriano.

Es interesante observar como el número 13 en occidente haya sido asociado negativamente con la superstición en la edad media… o quizás antes de…, el caso es que justamente tiene que ver con el principio femenino de la naturaleza dual de la creación, lo que en extremo oriente conocen como el Yin-Yang; la luna es antena y repetidor de los fríos rayos galácticos Yin, mientras el sol irradia la energía del fuego masculina Yang. El caso es que los Sumerios, así como los Mayas y otras Civilizaciones, ya conocían todo eso, sabían que la luna representa el reloj Cósmico para la Tierra.

Es tan profundo lo que puede hacer el calendario con la mente humana, que reconciliarse con una “cuenta de Tiempo armónica natural”, significa renovar por completo nuestra visión del fundamento real de la vida y del pensamiento. Al llevar nuestra vida de acuerdo con el calendario gregoriano y el reloj, sin preguntarnos de donde vinieron y por qué los usamos, es que nos estamos dejando llevar por un programa inconsciente.

El Dr. Argüelles sostenía que la mente humana, debido a esta interferencia artificial, ha comenzado a funcionar en base a una irregularidad – la del actual calendario – mecanizada por el reloj que mide el tiempo como si fuera espacio. El calendario es un instrumento de programación, el instrumento mayor que da a la sociedad que lo usa todo su sentir y visión; un estándar de medida irregular, erróneo y sistemáticamente improbable, cuando es usado por cualquier periodo de tiempo, originará un pensamiento distorsionado y corrupto; piensa solo en los billones de humanos que organizan su vida de acuerdo al calendario gregoriano y el reloj. El hecho es que prácticamente todos los seres humanos “funcionamos” bajo programas inconscientes.

Por lo tanto, lo que se conoce como nuestra actual sociedad globalizada, es una realidad “consensuada”, guiada por una frecuencia del concepto “Tiempo” artificial e irregular que llamamos 12-60, para atribuirle su matiz.

¿De dónde proviene el reloj? Cuando se creó el reloj por primera vez no era más que un juguete. Después fue desarrollado por unos monjes para su propia diversión, y para despertarse temprano para la oración matutina; luego el pueblo decidió tomarlo en serio, dejando que una maquina de juguete dirigiera su vida. ¡Y todavía lo sigue haciendo!

¿Qué sucede cuando llevamos nuestra vida de acuerdo con las maquinas? Esto es extraño…. el asunto de la “naturaleza del tiempo”, o de los tiempos que estamos viviendo, no puede estar separado del calendario. Este mundo “humano” se mueve organizándose con un compás que está desafinado con respecto al Tiempo de la Naturaleza, la Dimensión Tiempo, esa real… sino que funciona en base a un computo mecanizado, como si fuera una enorme máquina diseñada para hacernos mover como títeres. Esperemos que no se necesite llegar a una guerra nuclear, a otra guerra, para que la mente humana despierte.

El fin de los tiempos que los Mayas profetizaron dejando un calendario de 5125 años terrestres (3113 a. C. – 2012 d. C.), se refiere al fin del viejo tiempo, de una historia de violencia y división, codificada por un calendario irregular y caótico, entre otras cosas.

El legado que dejaron los Mayas sobre el tiempo es como un mapa para salir del laberinto de la actual civilización globalizada y dar vida a una nueva Realidad, seguramente más autentica y verdadera, entre otras cosas.

Hay toda una realidad que nos está esperando.

Pues el “remedio natural” que promulga la Fundación para la Ley del Tiempo a través del RAP (Red de Arte Planetario), presente en más de 90 países, es adoptar la medida de 13 lunas/meses de 28 días para medir el tiempo (4 semanas de 7 días cada mes) un calendario global de 364 días + 1 como año solar;

 

La Campaña para el Nuevo Tiempo incluye un programa de auto-estudio sorprendente, divertido; consiste en una introducción al Sincronario, o sea las 13 lunas de 28 días y el telar Maya (o modulo armónico) “Tzol’Kin”, que es donde están contenidas las claves (de la Matriz 13:20) para que cualquier persona, a través de su entendimiento, pueda comprender mejor su realidad personal y la realidad colectiva, la que lo abarca Todo; se trata de talleres normalmente presenciales sin fines lucrativos, abiertos a todas las personas, de cualquier edad y cultura, interesadas en des-programar su mente para sintonizar con los ciclos de la Naturaleza, actualmente reconocidos por muchas personas que ya viven una realidad más comprometida, amorosa y autentica.

Así de fácil, éste es un paso importante que la humanidad puede dar, sintonizar con el Tiempo real, actual. Es el cambio del miedo al amor. Aceptar la cuenta de 13 lunas de 28 días es un acto correcto, que demuestra cierta madurez, permite pasar del caos a la armonía, de la limitación a la libertad, de lo destructivo a lo constructivo.

 

*Las 7 Leyes Fundamentales de la Naturaleza se asocian de una en una con los 13 Tonos lunares (de las 13 Lunas de 28 días de cada Año solar, la Luna es la antena del orden galáctico para la Tierra) y con las 13 articulaciones principales del cuerpo humano; las primeras 6 Leyes se desdoblan en principios binarios cada una, por un total de 12 Tonos; se corresponden con parejas de Tonos de números simétricos con respeto al 7, se asocian a parejas de articulaciones simétricas de los 2 lados (derecho e izquierdo) del cuerpo humano. La séptima ley de la naturaleza no se desdobla en principio binario y se corresponde con el 7º Tono, el resonante, con la articulación del cuello… que es la única no simétrica del cuerpo humano. Es posible conocer información más detallada sobre estas 7 Leyes…

 

Un saludo cordial.

Claudio Bambozzi Bassi

Related Posts

Síntesis de algunas reflexiones sobre el actual computo del Tiempo con el que se rige la Humanidad